Toxina Botulínica

Es un tratamiento indicado para combatir las arrugas aparecidas como consecuencia de gestos de expresión en la cara.

Se aplican microinyecciones de toxina botulínica tipo A sobre los músculos que se desea tratar para relajar la musculatura y conseguir la desaparición de las arrugas de forma gradual.

Es un tratamiento prácticamente indoloro y que tras su aplicación pueden aparecer zonas enrojecidas que desaparecen a las 24-48 horas.

Su efecto es perceptible entre los 3 y 15 días y dura de 4 a 6 meses.

Con el respaldo de los principales laboratorios de medicina estética